miércoles, 17 de febrero de 2010

Experiencia rural de Natalia y David

Natalia y David han sido los afortunados en ganar el Tercer Premio del I Concurso de Fotografía Rural Amiga (Edición 2009), por lo que han obtenido un Bono regalo de 50 € para su próxima salida rural.


La imagen ganadora se titula "Amanecer en Cobres"

Amanecer en Cobres (3º Premio Concurso Fotografía Rural Amiga)A continuación nos relatan su experiencia en Cobres Rural:

En estos instantes nos parece un sueño lejano, pero realmente estuvimos la última semana de noviembre en la cabaña Maceira en Cobres (Pontevedra), a decir por el gran reportaje fotográfico que nos trajimos de vuelta a casa, reflejo de aquellas inolvidables vacaciones.

Lo dejamos todo para última hora, como siempre, pero una vez más acertamos de pleno. Teníamos unos días de vacaciones pero faltaba concretar cuantos y cuando podíamos cogerlos, así que el tiempo iba pasando y no nos decidíamos. Después de buscar ofertas de última hora en plan dos por uno, el tiempo se nos echaba encima y cambiamos de planes. ¿Por qué no cogemos el coche y hacemos turismo nacional?

Vale, pero se nos presentaba otra nueva pregunta, ¿y adonde?. La verdad es que no hemos salido casi nada al extranjero pero la península nos la conocemos bastante a fondo, así que pocos lugares nos quedaban por visitar. Bueno, realmente eso es un decir, porque siempre se encuentran destinos nuevos por descubrir.

El caso es que en el último momento la planificación dio un giro inesperado, ¿y si volvíamos a Galicia?. Ya habíamos estado en A Coruña, y está un poco lejos, pero teníamos toda una semana, no íbamos a encontrar mejor momento. Dicho y hecho. Nos pusimos manos a la obra, y como era habitual cuando buscábamos un alojamiento rural, entramos en una conocida página de turismo rural. Descartada la opción de volver a A Coruña, probamos con Pontevedra y sus Rías Baixas. Y allí encontramos las 3 cabañas de madera que regenta Isabel en la pequeña localidad de San Adrián de Cobres, en plena ría de Vigo. Magnífico.

Ya por las imágenes de Internet nos quedamos pegados a la pantalla de nuestro portátil, asombrados de que algo tan bonito pudiera existir. Sin pensarlo dos veces y como el tiempo apremiaba, cogimos el teléfono y nos pusimos en contacto con Isabel, su propietaria. Al ser temporada baja no había problemas de reservas. Increíble. Nuestro plan iba viento en popa.
Ría de Vigo De la noche a la mañana nuestras futuras vacaciones habían dado un giro de 180º y estábamos muy ilusionados, aún cuando desconocíamos que lo mejor estaba por llegar.

El sábado siguiente, después de un viaje que se nos hizo largo, nos plantamos no sin alguna dificultad, puesto que la carretera estaba en obras y habían desaparecido los carteles indicativos, en nuestra cabañita. Allí nos esperaba Isabel que nos cogió por banda y no paró hasta que nos dio todo tipo de indicaciones para conocer los alrededores, que fue todo un acierto seguir, aunque nosotros ya íbamos preparado. Nunca antes habíamos visto un servicio de "Información y Turismo" dentro de la misma casa rural. Alucinante.

Desde el primer momento estuvimos a cuerpo de rey, no nos faltó de nada. Isabel se pasó casi todos las noches por allí y charlábamos largo rato sobre las cosas que habíamos visitado cada día. De no haber sido por sus indicaciones nunca se nos hubiera ocurrido entrar en la lonja de pescado de Bueu y poder contemplar la subasta de centolla, que además era la primera de la temporada. Una experiencia única. TxalupaYa conocíamos algo de Galicia, pero las Rías Baixas son algo extraordinario, digno de ver. Lugares como Combarro, un pueblo impensable antes de conocerlo; Cambados, que nos enamoró; el Monte de Santa Trega, desde donde contemplamos las mejores vistas del océano Atlántico y la desembocadura del río Miño, incluso nos pilló la niebla y por un instante nos creímos en el fin del mundo; Baiona, donde nos sentimos como auténticos conquistadores, el encantador casco viejo de Pontevedra, y el Monte Do Facho desde donde se divisan las espectaculares Illas Cíes y las Illas Ons. En pocas palabras, una maravilla de la naturaleza.

Puerto Deportivo Y qué decir de la gastronomía…, desde que pisamos tierras gallegas ya en Ribadeo nos pusimos las botas, y mira que nosotros venimos de una tierra donde del comer se hace un arte. Como no podía ser de otra manera nos pusimos ciegos a pescado, del bueno, recién capturado en las rías; y empanada, las había de todas las clases; y ¡cómo no!, marisquito, vieras, zamburiñas, arroz con bogavante, y una riquísima mariscada que comimos una noche en un lugar apartado del mundo donde no hubiéramos llegado, una vez más, sin las indicaciones de Isabel, y todo ello regado con buen vino de la tierra, Albariño. Como regalo, me traje unas conchitas de vieras y zamburiñas para mi acuario, que tanto Isabel como una buena camarera gallega me prepararon para llevar. Amabilidad ante todo.

Han sido las mejores vacaciones de nuestra vida, las disfrutamos a tope, la cabaña, los lugares que conocimos en Galicia, todo precioso, el tiempo que nos respetó la mayoría de los días pese a ser Noviembre y que un día no paró de llover, el trato de Isabel, etc. De lo mejorcito en turismo rural en que habíamos estado hasta el momento, un lugar acogedor y tranquilo, y con unas inmejorables vistas, no se puede describir la sensación de despertar por la mañana y contemplar la maravillosa ría de Vigo sobre la que se reflejaba la luz plata del amanecer, hay que vivirlo, y desde aquí os invito a todos a ello.


Una pena el tener que regresar a la dura realidad, pero guardamos un recuerdo imborrable del que conservamos cientos de fotos y desde aquí amenazamos con volver. Se lo recomendamos a todo el mundo que quiera disfrutar de una inolvidable estancia. Como se dice en nuestra tierra, eskerrik asko Isabel por darnos la oportunidad de alojarnos en una de tus cabañas, o lo que es lo mismo, muchísimas gracias, una vez más.

Como muestra de lo que os contamos, un botón, como dicen por ahí. Os hacemos llegar la fotografía que ha sido agraciada con el tercer premio del I Concurso Fotográfico Casas Rurales Amigas, al que no pudimos resistir la tentación de participar, cosa que no hubiéramos hecho tampoco sin la invitación de Isabel. Y también el último día, para variar, pero mereció la pena.

Como ya le hemos comentado a ella, esperamos que en el alojamiento que elijamos para disfrutar del premio nos traten con el mismo cariño con el que ella lo hizo, cosa que va a estar muy complicada ya que dejó el listón muy alto.

Pues nada, a todos los que os dedicáis a hacer que los demás disfrutemos de nuestras vacaciones, os deseamos que sigáis con el mismo ánimo que hasta ahora y que os siga yendo tan bien, nosotros no nos cansamos de recomendar las cabañas de Cobres a todo aquel que nos pregunta por aquellas vacaciones en Galicia, cogidas a última hora, a todo correr, y ¡en pleno Noviembre!.

Enhorabuena por vuestras vacaciones, y como no? Por vuestro merecido premio.

Y a los demás ... que sigais disfrutando de experiencias inolvidables en Casas Rurales Amigas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estupenda vuestra experiencia.
Os comprendo muy bien, yo tambien estuve en Cobres Rural y me pasó lo mismo. todos alucinamos con Isabel.

Lo bueno de todo esto es que, en CrA hay mucho propietario que se desvice con sus clientes.
yo ta he visitado varias casas de esta asociación y en todas hubo algo especial...
¿porque sera?
saludos

caseronelremedio dijo...

Bueno CRA surge de la motivación de un grupo de propietarios por fomentar un turismo rural legal y de calidad, por lo que el objetivo se está cumpliendo.

Pretendemos reducir costes de promoción para repercutirlos en el cliente, y el concurso de fotografía es un buen ejemplo de ello.

Saludos y gracias a Natalia y David por su relato.

Natalia dijo...

Gracias a vosotros por permitirnos participar. Ha sido un placer contaros nuestra maravillosa experiencia.

Espero que más de uno se anime a vivir la suya propia.

Un saludo.